Reserva Natural Tara Inti refugio del medio ambiente que debés conocer ¡y querer!

Reserva Natural Tara Inti refugio del medio ambiente que debés conocer ¡y querer!

Maribel Sanchez Maribel Sanchez 4 septiembre, 2019 0 Comentarios Blog

Termas de Río Hondo, la encantadora ciudad con “mágicas” aguas termales, es una cajita de innumerables sorpresas. Guarda entre sus espacios encantadores, paisajes que no podés dejar de visitar, uno de ellos es la Reserva Natural Tara Inti.

Se trata de un reducto, donde la naturaleza encuentra un refugio del ser humano; por eso quien decida conocerle deberá asumir el compromiso de respetar, querer y cuidar esta valiosa reserva recreativa. Allí, tendrás la oportunidad de observar, fotografiar y escuchar  la vida silvestre de una forma única.

Si querés darte una escapadita, completamente distinto a lo convencional, Termas de Río Hondo es lo ideal. Caminar por las 24 hectáreas que integran la Reserva Natural Tara Inti es una tarea sencilla, para viajeros de todas las edades. 

Para llegar a ella, accedé por la costanera que bordea el Río Dulce, desde la ciudad hasta la Presa Río Hondo del Dique Frontal. Vale mencionar que Tara Inti significa “Isla de Sol”, en lengua Quichua Aymará.

Sentí el paraíso en vivo

Un moderno puente te dará el acceso a unas pasarelas de madera que marcan el circuito por donde tendrás que caminar; el cual cubre unos 600 metros aproximadamente. Apenas crucés notarás que la armonía del lugar te invita al silencio, a caminar y descubrir la gran cantidad de pájaros y árboles que habitan la isla.

Las pasarelas unen cuatro miradores, estarás guiado por señales que te indican por dónde ir, qué ver y qué está viendo vos. Te deleitarás más detenidamente con la naturaleza, al contar con un “palco” sin igual, que goza de un buen panorámico para fotografiar o descansar unos minutos.

Sin duda alguna, cada metro que avancés dentro de la reserva te adentrará en un espacio verde, con silencios que sólo son interrumpidos por graznidos, aleteos o por la danza de las ramas de los árboles al viento.

A su vez, desde el último mirador se obtiene una gran vista panorámica de la Presa del Río Dulce y el Dique Frontal, ideal para retratar y compartir en tus posts.

Reserva Natural Tara Inti

Podés hacer birdwatching

Este increíble reservorio ecológico es visitado anualmente por un total de 100 especies de aves, razón por la cual se convierte en un paseo ideal para realizar birdwatching.

Por el lado de la avifauna las especies del lugar se clasifican en Aves Canoras, Aves Rapaces y Aves Acuáticas.

Entre las especies de aves acuáticas destacan el Pato Maicero, Garza Mora, Garza Blanca, Garcita Blanca y la Cigüeña Americana; así como Tero, Cuervillo Cara Pelada, Cuervillo de Cañada, Espátula Rosada, Flamenco Austral, Bandurria Mora, Garza Bruja y muchos más.

De las aves cantoras verás al Calacante Común, Cotorra, Loro Hablador, Crespín, Lechuzón Orejudo, Ñacurutú y a la Atajacaminos Ala Negra. También observarás al Martín Pescador Chico, Carpintero Campestre, Monjita Blanca, Zorzal Colorado, Jilguero Dorado, Brasita de Fuego, etc.

Por si esto fuera poco, en el humedal hay animales anfibios y reptiles como ranas, sapos, víboras, lagartijas, roedores y sierra morena, entre otros.

Diversidad total

Sin embargo, no solo los animalitos hacen gala de su protagonismo, por el lado de la flora Tara Inti cuenta con especies como: Tusca, Algarrobo, Quebracho Colorado, Mistol, Chañar, Ucle, Vinal, Sauce Criollo, Totoras, Camalotes y más.

Más allá de las 24 hectáreas de flora y fauna espectacular, hallarás incluso restos paleontológicos encontrados en la isla, con sus debidas descripciones. Dichos restos corresponden a la era cuaternaria, y permiten viajar millones de años en el pasado natural de Termas de Río Hondo.

Ante este impresionante panorama, te recomendamos visitar la Reserva Natural Tara Inti, conocer la naturaleza de la zona y respetar un paraíso ecológico preservado para todos.

Leé también. ¿Qué hacer con la familia en el principal centro termal del país?

0 Comentarios

Deja tu respuesta