Revitalizate al máximo aprovechando los beneficios de una pileta con agua termal

Revitalizate al máximo aprovechando los beneficios de una pileta con agua termal

Como es bien sabido, Termas de Río Hondo debe su nombre al maravilloso hecho de ser una ciudad rica en aguas termales; de hecho, es considerada una de las más importantes de Latinoamérica. Además, cuenta con una amplia infraestructura hotelera, muchos de los cuales te ofrecen las bondades de una pileta con agua termal.

El agua termal proviene del interior de la tierra, lo que le aporta un alto contenido mineral y un incremento de la temperatura. Pensando en brindar sus beneficios de una manera más exclusiva, diversos establecimientos canalizan, lo más natural posible, este valioso elemento para ofrecerlo a los visitantes.

Tal es el caso de la pileta con agua termal, donde entran en combinación el agua mineromedicinal y diferentes técnicas termales aplicadas; las cuales generan múltiples beneficios para nuestro cuerpo, además de un estado de relajación total.

Las bondades del agua, concentradas en este tipo de espacio, actúan de una forma más activa gracias a varios factores. El primero de ellos es las burbujas, cuyo principal objetivo es la relajación; el agua es impulsada mediante aire, que estimula la circulación.

Del mismo modo actúa el Jet/Aire, una combinación de aire y agua que busca mover la musculatura, relajar y tonificar. Al igual que los Jets, su alta presión de agua favorece la circulación venosa intramuscular.

Otro factor a favor de la pileta con agua termal es la cortina de agua con presión baja y relajante que cae en forma de cascada. Al trabajar sobre los hombros y omoplatos ayuda a aliviar el estrés.

piscina con agua termal

Lo que debes considerar antes del baño

Las aguas termales pueden ser muy favorables para tratar determinadas dolencias. Pero, es preciso tomar ciertas precauciones para que nuestro cuerpo no experimente reacciones adversas; así que apunta estos importantes tips:

  • Es recomendable no sumergirse en ellas el mismo día que arribes a las termas o la ciudad. ¿Por qué? El cansancio y la falta de costumbre al microclima pueden hacer que te enfermes o que no aproveches sus ventajas. Puede que te sientas mareado o con desgana, sobre todo si la pileta está a una temperatura muy alta.
  • Si por cuestiones de higiene, decidís darte un baño procura que sea a una temperatura menor o igual que la de tu cuerpo. Así podrás reactivar la circulación y las energías.
  • No es aconsejable que tomes baños en aguas termales durante las primeras horas de la mañana. Lo mejor es levantarse y desayunar liviano. Ya después, luego de una caminata o algún ejercicio tranquilo, recién ir a las termas.
  • Es oportuno consultar algún médico, disponible en el complejo termal, antes de ingresar a cualquiera de las piletas; ya que por ejemplo las mujeres embarazadas tienen algunas restricciones para sumergirse en algunas de ellas.
  • Para el caso de querer sumergirte tras haber almorzado, espera al menos unas dos horas. La digestión hace que la sangre circule hacia las vísceras. Si en ese momento te bañas, el agua caliente hará que los vasos se dilaten e irriguen hacia otros sitios del cuerpo.

piscina con agua termal

¿Y durante el baño en una piscina de agua termal?

  • Por ningún motivo permanezcas más tiempo del aconsejable en las piletas. Los instructores o médicos, indicarán los minutos para cada caso en particular.
  • Recordá que la presión que el agua caliente ejerce sobre la caja torácica, hace que la inspiración sea más simple pero no la espiración. Por lo que puedes experimentar somnolencia, sensación de fatiga o cansancio. Apenas experimentes estos síntomas, salí de la pileta.
  • Evitá demasiados baños de inmersión en un mismo día. Sobre todo si tenés alguna enfermedad en particular. Los vasos no reaccionan igual cada vez que ingresás en las piletas y lo primero que se contraen son los conductos sanguíneos.

Vea también: ¿Qué puedes hacer durante el verano en Termas de Río Hondo?

0 Comentarios

Deja tu respuesta